Nuevos escenarios del Derecho Internacional Privado de la contratación.

Autores:

Pilar Jiménez Blanco (Directora)
Ángel Espiniella Menéndez (Directora)

Año de publicación


Editorial

Tirant lo blanch

País

España


Reseña

https://www.aepdiri.org/images/2021/libros/indices/202103120746-Libro-V-Seminario-AEPDIRI.pdf

PRÓLOGO

Organizar un Seminario de Derecho internacional privado, el V de la serie de Seminarios de actualidad de la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (AEPDIRI), y que en el medio sobrevenga una pandemia, ha sido sin duda algo tan extraordinario como imprevisible. La fecha inicial señalada para poder celebrar el evento de manera presencial, el 19 de junio de 2020, tenía un fuerte carácter simbólico: el cuarenta aniversario de la firma del Convenio de Roma 1980, sobre ley aplicable a las obligaciones contractuales. Las circunstancias sanitarias impidieron la fecha y también el formato, que finalmente se desarrolló de manera virtual el 24 de septiembre. Ha sido la primera actividad de la Asociación tras el estado de alarma, con un mensaje optimista de que la academia no se detiene, sino que se adapta a la nueva realidad. Estos cambios no alteraron la esencia del programa, que se mantuvo en sus términos gracias a la disponibilidad y generosidad de los ponentes invitados y de los comunicantes. Fruto de aquel programa, y del alto nivel del Seminario, son las contribuciones que aquí se presentan, que incorporan estudios e ideas de enorme calado sobre cuestiones muy variadas, unas de carácter más general y otras sobre problemas más concretos.

La selección de la contratación internacional como eje temático tenía que ver con el citado aniversario de nuestro Convenio de Roma, pero no solo con ello. Es un momento propicio para hacer balance de un instrumento que, aunque haya cambiado de forma y de base jurídica, sigue respondiendo en esencia a una sólida estructura fijada hace cuatro décadas. Responde a un modelo de normativa desgraciadamente desaparecido: normas pensadas, sistematizadas y fundamentadas. Normas que, además, contaban 12Nuevos escenarios del Derecho Internacional Privado de la Contratacióncon aquellos informes de insustituible valor, como ha sido el de M. Giuliano y P. Lagarde, como instrumento hermenéutico esencial para el análisis de cada disposición.En todo balance no solo se trata de realizar una mirada retrospectiva hacia lo que se ha hecho, sino también a lo que está por venir. De ahí la confluencia transversal de escenarios que permitan, con cierta unidad de criterio, integrar contenidos sobre diversas cuestiones presentes y futuras en el sector de la contratación transfronteriza. Desde una perspectiva general, la visión de la práctica española manifiesta, por una parte, la progresiva sensibilización judicial hacia los instrumentos europeos de Derecho internacional privado. Por otra parte, también muestra el “vértigo judicial” hacia reglas de textura abierta y amplios márgenes de discrecionalidad, como es la regla de los vínculos estrechos como criterio objetivo rector en la contratación internacional.

Después de ese escenario general, viene el escenario geográfico y geopolítico, que evidencia problemas actuales en los diversos espacios: el europeo y el Brexit; el transoceánico y las leyes de policía; y el interregional y la pluralidad normativa. Los dos primeros no son sino una lucha de egos estatales. En el Brexit, el irremediable protagonismo del Reino Unido, que ni antes estaba tan “dentro” de la UE ni ahora quizá se quede tan “fuera”. Los beneficios económicos y jurídicos asociados al Derecho inglés (y a sus tribunales) son demasiados elevados como para perderlos de un plumazo. En la Ley Helms-Burton y el papel de EEUU, encontramos el exponente de la utilización del Derecho internacional privado como norma de retorsión, con vocación de aplicación extraterritorial, pero también con respuestas europeas de defensa y antibloqueo. En el espacio interregional, el progresivo desarrollo del Derecho patrimonial 13PRÓLOGO–señaladamente la Ley catalana 3/2017– avalada por la STC de 132/2019, ofrece un terreno casi inédito hasta la fecha para un nuevo sector de problemas en la determinación de la ley de la unidad territorial aplicable a los contratos. Pero las dificultades no solo se presentan en la denominada “dimensión interna”; también surgen en relación con las situaciones transfronterizas en las que exista una remisión a la ley española. La denominada “solución directa” en la que cada unidad territorial se considera un país deja de ser efectiva si estamos ante una cláusula genérica de elección del “Derecho español”. Roma I no lo resuelve todo y quizá, de manera sorprendente, haya que revitalizar el viejo y denostado art. 10.5 C.c.

El escenario de la economía colaborativa y los modelos low cost constituyen uno de los campos donde debe mostrarse la resiliencia o capacidad de adaptación de Roma I – y de las normas correspondientes de Bruselas I – a estas nuevas realidades, en particular, su impacto en el consumo internacional y en el trabajo transfronterizo. Los alquileres vacacionales entre particulares o el régimen de la tripulación de las compañías aéreas son claros ejemplos. La clásica delimitación consumidor activo-pasivo que contrata con un profesional no ofrece en todos los casos una respuesta evidente ante esos nuevos fenómenos en los que, además, resulta incluso difícil su calificación previa como consumo. Lo propio cabe decir en el ámbito de las relaciones laborales que tienen a desdibujarse con nuevas formulaciones que, en realidad, camuflan tradicionales relaciones de dependencia.

Finalmente, el escenario digital muestra la irreversible implantación de las tecnologías en la contratación. Los smart contracts y la tecnología blockchain son evidencia de ello. No se trata necesariamente de tener que revertir o reformular las reglas de los instrumentos normativos vigentes, sino de adaptarlas en su 14Nuevos escenarios del Derecho Internacional Privado de la Contratacióninterpretación y aplicación. Las reglas de validez formal de los contratos y de inscripción registral están llamadas a revisarse. Con ello, la obligada redefinición del papel de notarios y encargados de los registros. En otros casos, la ingeniería contractual incide en el establecimiento de nuevas reglas interpretativas sobre el lugar de celebración de un contrato, el lugar de su ejecución o la propia prestación del consentimiento contractual.

Todo cuando aquí decimos no es sino una brevísima presentación, necesariamente genérica, que muestra la complejidad y variedad de temas abordados en este libro colectivo. Los verdaderos artífices de las ideas y propuestas que aquí se contienen son sus autores, a quienes queremos agradecer su trabajo y esfuerzo en estos tiempos tan difíciles para todos, como también queremos destacar todo el apoyo de la AEPDIRI. Queremos agradecer especialmente la labor del Comité científico del Seminario, integrado por los profesores Carlos Esplugues Mota, Federico Garau Sobrino, Pilar Diago Diago, Mónica Herranz Ballesteros y Beatriz Añoveros Terradas. Si tuviéramos que hacer una valoración final sobre el Convenio de Roma y su sucesor, el Reglamento “Roma I”, podemos decir que han demostrado ser buenos instrumentos, pero, como diría Mario Benedetti, cuando creíamos tener todas las respuestas, cambiaron todas las preguntas.

 

En Oviedo, a 23 de noviembre de 2020

Pilar Jiménez Blanco y Ángel Espiniella Menéndez